mifid ii : el reforzamiento de la protección del inversor

MiFID II : El reforzamiento de la protección del Inversor

Los años de bonanza económica trajeron consigo el auge de las inversiones en mercados financieros, no sólo por la entrada del pequeño inversor, lo que multiplicó los potenciales clientes, sino también por la proliferación de nuevos productos financieros, cada vez más complejos y sofisticados.

Esa “democratización” de las inversiones financieras, se hizo en gran medida de la mano de las entidades financieras, que ampliaron su tradicional negocio comercial a los servicios de inversión y posibilitaron la entrada de pequeños inversores en productos antes reservados a clientes con mayor potencial financiero (Citibank, por ejemplo, permitió inversiones en Notas estructuradas a partir de sumas muy reducidas en comparación con lo que era habitual en estos productos).

Pero la posterior crisis financiera puso en evidencia una cadena de fallos en el funcionamiento del mercado:

  1. De una parte, la desprotección del inversor frente a prácticas absolutamente reprobables de las empresas prestadoras de servicios de inversión. Ello se ha traducido en una desconfianza del inversor, receloso ahora con las entidades prestadoras de servicios de inversión y poniendo en duda la veracidad de la información que recibe sobre riesgos y solvencia de un producto o emisor, y la conveniencia o idoneidad de su contratación.
  2. De otra, la ausencia de controles efectivos en el gobierno corporativo así como la excesiva e imprudente asunción de riesgos de algunas entidades de crédito. Estas conductas se han traducido en quiebras de entidades financieras y en la aparición de problemas sistémicos (tanto a nivel de los Estados Miembros como mundial).

Para corregir esta situación se ha elaborado de un conjunto normativo más armonizado de disposiciones financieras, y se ha establecido un código normativo único aplicable a todas las entidades financieras del mercado interior, mediante la Directiva 2014/65 del Parlamento Europeo y del Consejo de 15 de mayo de 2014 relativa a los mercados de instrumentos financieros (conocida como MiFID II) y el Reglamento 600/2014 del Parlamento Europeo y del Consejo de 15 de mayo de 2014 relativa a los mercados de instrumentos financieros (conocido como MiFIR).

Estas normas constituyen el nuevo marco legal que abarca:

  1. La estructura transparencia y regulación de los mercados financieros.
  2. La protección del inversor.

Los Estados Miembros habrán de adoptar y publicar las disposiciones legales y administrativas necesarias para dar cumplimiento a la MiFID II antes del 16 de julio de 2016, y serán de aplicación a partir del 3 de enero de 2017.

La serie de artículos que se publicará próximamente pretende reseñar los puntos más relevantes de MiFID II en relación con la protección al inversor.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *